A 76 años | Canciller Arreaza recuerda crímenes de lesa humanidad de EE.UU. que destruyó a Nagasaki e Hiroshima con bombas atómicas

“Los ataques con bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki hace 76 años fueron abominables e impunes crímenes de lesa humanidad”, expuso este lunes el Canciller de la República Bolivariana de Venezuela, Jorge Arreaza Monserrat, al repudiar la impunidad histórica del imperio estadounidense tras el lanzamiento de estas armas de destrucción masiva contra ciudades inermes japonesas.

“Sus devastadoras e inhumanas secuelas deben servir para que las nuevas generaciones eliminen definitivamente y para siempre las armas nucleares”, agregó el alto diplomático en su cuenta de la red social, @jaarreaza.

En la publicación, el representante diplomático venezolano mostró varias imágenes históricas de la muerte y destrucción causadas por el entonces naciente poderío nuclear estadounidense, durante la II guerra mundial.

Breve historia:

El 9 de agosto de 1945, EE.UU. provocó más de 70 mil muertes de personas inocentes al arrojar 1 bomba atómica contra Nagasaki.

Tres días antes, el 6 de agosto, había estrenado esta arma mortal inédita para la época, al destruir sin previo aviso a la ciudad de Hiroshima, matando a más de 140 mil inocentes (66.000 de ellas calcinadas al instante), y miles de víctimas más por la radiactividad en ambas ciudades.

EE.UU. se excusó ante el mundo diciendo que debía forzar la rendición de Japón lo antes posible para minimizar las bajas estadounidenses en la II guerra mundial.

Pero el lanzamiento de estas 2 primeras -y hasta ahora únicas- bombas atómicas sobre ciudades, no constituía en absoluto una necesidad militar para ganar la guerra, ni tampoco un gran avance científico como se atrevió a aseverar el entonces presidente Harry Truman en su comunicación al pueblo estadounidense.

Truman, incluidos el Secretario de Estado James Byrnes y el Secretario de Guerra Henry Stimson, estaban a favor de lanzar la bomba atómica en las ciudades japonesas, no tanto porque acortaría la guerra actual con Japón, sino principalmente porque ayudaría a disuadir una futura guerra con la Unión Soviética.

Estas autoridades creían que “Rusia podría ser más manejable” en los años posteriores. Incluso, un general, Leslie Groves, director militar del Proyecto Manhattan que fabricó las 2 bombas estadounidenses, informó a los científicos involucrados que “el propósito de este proyecto es someter a los rusos”.

//MT