Caracas, 9 de marzo de 2016.- Luego de realizar tres partidos en cinco días, la selección venezolana descansará hasta el próximo miércoles, cuando le tocará enfrentar a Paraguay en lo que se anuncia como su compromiso más difícil en la primera fase de la quinta edición del Campeonato Suramericano Femenino Sub-17 de fútbol, que tiene lugar en Cabudare, Lara.

La frecuencia de los tres encuentros realizados por La Vinotinto, así como la temperatura de las horas del mediodía, cuando le ha tocado salir a la cancha, sin dudas ocasionaron un importante desgaste, del que deben reponerse en estos días para acudir en las mejores condiciones contra el equipo guaraní.

De allí que el técnico Kenneth Zseremeta no someta a mucha exigencia física a las futbolistas venezolanas mientras preparan el partido contra Paraguay, en lo que será un choque entre invictos, ya que son los únicos del Grupo A que han ganado todos sus partidos.

No obstante, las paraguayas apenas llevan dos partidos, de allí que hoy tendrán que jugar el tercero, contra Argentina, situación que las colocará en una situación complicada, ya que tendrán unas 48 horas para recuperarse y enfrentar el choque contra La Vinotinto.

Si Paraguay vence hoy se unirá a Venezuela que ya tiene su boleto asegurado para el cuadrangular final. De ser así entonces, además de la victoria, también rivalizará para determinar quién finalizará en el primer lugar de la llave.

Brasil y Colombia

Los combinados de ambos países asoman como rivales de Venezuela y Paraguay en el cuadrangular final. Ayer Brasil derrotó a Bolivia 4-0 y Colombia a Ecuador 3-0.

Con ese triunfo, el tercero de Brasil en igual cantidad de salidas, aseguró su clasificación en la llave B, mientras que las neogranadinas tratarán de trascender a la instancia decisiva mañana, cuando rivalizará con Uruguay, y les quedará pendiente el choque contra las brasileñas, el jueves cuando cerrará su programación la fase de grupos, que dará paso a la segunda que empezará a desarrollar su programación el lunes.

Todo indica que la siguiente fase será bastante pareja y disputada. A la misma las venezolanas acudirán con la intención de revalidar el campeonato que obtuvieron hace tres años en Paraguay.

JB