Caracas, 8 de abril de 2014 (IVIC).- Una Luna rojiza rodeada por un anillo luminoso se develará en el firmamento venezolano durante la madrugada del próximo 15 de abril. El primer eclipse total de Luna del año podrá ser apreciado a simple vista y a través de equipos ópticos como telescopios o binoculares, desde cualquier punto de la geografía nacional.

Con la finalidad de contar con suficientes reportes sobre el fenómeno, la Unidad de Divulgación y Socialización de la Física del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic), recibirá los registros de los observadores a través de la cuenta de correo electrónico planetarioivic@gmail.com . Las observaciones contribuirán a la evaluación del eclipse.

El evento astronómico iniciará aproximadamente a medianoche con la disminución paulatina del brillo lunar y alcanzará su punto máximo a las 3:15 de la madrugada, cuando la sombra de la Tierra cubra por completo la superficie del satélite. A diferencia de los eclipses solares, observar un eclipse de luna no amerita protección, pues no existe el riesgo de exposición a los rayos del astro.

En su visualización también será posible observar la luminosidad azul de Spica- estrella principal de la constelación de La Virgen- y al planeta Marte, que también estará en conjunción con la Luna durante el fenómeno.

La Luna es el único satélite natural del planeta. La influencia de sus movimientos sobre ciclos importantes de la Tierra, como el relacionado con las mareas, ha sido descrita desde civilizaciones muy antiguas.

Los eclipses lunares ocurren al menos una vez al año cuando la Luna, en su movimiento de translación alrededor del globo terráqueo, se ubica justo detrás del planeta quedando bajo su sombra. En este proceso, la Tierra, la Luna y el Sol se alinean tal como si estuviesen atravesados por una línea imaginaria.

Particularmente, los eclipses totales de Luna son muy atractivos a la vista. Las tonalidades rojizas o naranjas que adquiere este satélite son el resultado de la refracción y dispersión de la luz solar por la atmósfera terrestre.

Sin embargo, la gama de colores puede variar de un eclipse a otro debido a la geometría de la trayectoria que recorra la Luna y a la presencia de partículas en la atmósfera. / CLAA.