Caracas, 4 de noviembre de 2013.- Más de 80% de las cárceles de todo el país están desarmadas, gracias a la acción emprendida por el Gobierno Bolivariano en la rehabilitación de los penales a través del Plan de Humanización penitenciaria.

Así lo expresó este lunes Iris Varela, ministra del Poder Popular para los Servicios Penitenciarios durante su participación en el programa Toda Venezuela que transmite Venezolana de Televisión.

Varela indicó que se ha rescatado la autoridad nacional en todos los centros penitenciarios del país “nosotros hacemos requisas de manera constante, estamos desmontando el manejo de las cárceles de la Cuarta República, la cultura del sálvese quien pueda”.

Recalcó que existe en Venezuela un nuevo régimen penitenciario basado en la ética penitenciaria,  inclusión de los internos en la educación, el deporte, el trabajo comunitario y la cooperación. “El 90% de los privados de libertad son personas aptas para la transformación e integración al seno familiar y a la sociedad”.

La titular para Servicios Penitenciarios mencionó que la Cuarta República le entregó el dominio de las cárceles a grupos mafiosos, siendo estos los que introducían las armas y se las entregaban a los internos para generar el caos “ellos nunca hicieron nada por los reos, por mejorar su condiciones de vida y la infraestructura carcelaria, nosotros estamos trabajando duro para acabar con esa realidad, lo combatimos con el alma”.

Destacó que los delitos cometidos por los privados de libertad dentro de los centros son imputados “existen algunos reos que se resisten y quieren causar situaciones violentas, ellos son sancionados, la Ley se aplica para todos por igual”.

En este sentido, Varela refirió que cerca de 15 mil internos se han integrado al nuevo modelo penitenciario de forma voluntaria en todo el país.

Manifestó que la comunidad penitenciaria Fénix inaugurada en el estado Lara posee una infraestructura de cárcel moderna “nosotros generamos las condiciones para el estudio, para la ejecución de planes productivos como la puesta en marcha de panaderías, talleres de corte y costura, fabricación de calzado, comités de lectura y la práctica deportiva”.

Varela subrayó que los planes Cayapa atienden el proceso de juicios, audiencias o retardo judicial, mientras que el Cambote recupera los espacios rehabilitándolos y adecuándolos al nuevo modelo de humanización penitenciaria.

“En el caso del Plan Cayapa no se aplica a los adolescentes en conflicto de ley penal, ya que generalmente su proceso de reclusión es muy corto”, añadió.

Informó que en los próximos días informará sobre el  resultado de las requisas efectuadas en los penales del país. NM.