En pleno fragor de la Guerra de Independencia, el Libertador Simón Bolívar, en medio de su altísimo pensamiento de futuro, planea la creación de un medio de comunicación que sirva para diseminar por doquiera la idea de la libertad y de construcción de una república soberana e independiente.

Se hace necesario disponer de una herramienta que se contraponga a la Gaceta de Caracas, el boletín informativo de los realistas, desde la cual se ataca a los republicanos y se exaltan las acciones de los colonialistas con el objeto de destruir la moral republicana y patriótica.

En septiembre de 1817, el Libertador Simón Bolívar se comunica con Fernando Peñalver, en cuya misiva le dice: “Mándeme usted de un modo u otro una imprenta que es tan útil como los pertrechos”.


“Somos libres, escribimos en un país libre y no nos proponemos engañar al público”.

Bolívar destaca así la importancia de la comunicación y pone el relieve la necesidad de un órgano informativo que difunda los avances de la guerra de independencia y de luces al pueblo.

El sábado 27 de junio de 1818 sale a circulación el Correo del Orinoco, cuyo lema es “Somos libres, escribimos en un país libre y no nos proponemos engañar al público”.

Inicialmente circula en un formato de 31 centímetros de alto por 32 centímetros de ancho, sin embargo sufre una modificación y se estandariza en 365 centímetros de alto por 24 de ancho y a tres columnas.

El Libertador Simón Bolívar describe al valor de este medio como “artillería de pensamiento, educador de masas de hoy y mañana, portavoz de la creación de un nuevo orden económico y de la información internacional desde el punto de vista de nuestros intereses, fiscal de la moral pública y freno de las pasiones, vigilante contra todo exceso y omisión culpable, catecismo moral y de virtudes cívicas, tribunal espontáneo y órgano de los pensamientos ajenos”.

Del Correo del Orinoco logran circular 133 números, discriminados en 128 ediciones ordinarias y 5 extraordinarias que fueron necesarios para informar sobre las acciones de los patriotas. El último número circula el 23 de marzo de 1822.

En virtud de tan excelsa fecha para la libertad de pensamiento, el periodista Guillermo García Ponce propone en 1964, desde la cárcel, que se instituya el 27 de Junio como “Día Nacional del Periodista Venezolano”, por constituir esta una efeméride de alto contenido histórico un pilar fundamental en el entendimiento de las libertades públicas de los venezolanos. /FIN. CLAA.