Este viernes el presidente de la República, Nicolás Maduro, rechazó la designación de los abogados golpistas que redactaron el decreto Carmona en 2002 como los representantes del candidato perdedor Henrique Capriles en el proceso de impugnación de los comicios del 14-A ante el Tribunal Supremo de Justicia.

"Es una ridiculez el poner al redactor del decreto de Carmona a impugnar el proceso electoral con mentiras, con manipulaciones", expresó Maduro, quien además rechazo una vez más la insistente pretensión de la derecha de negar la voluntad popular expresada con votos.

"Solamente porque un hijo de Chávez, un obrero derrotó al burgués llorón, entonces ahora ellos quieren desconocer todo el proceso electoral, que el pueblo fue a votar, que hubo récord de participación", criticó Maduro, quien este viernes realiza una asamblea con trabajadores del Metro de Caracas.

"¡No volverán! Hasta en las piedras lo dicen. ¡No volverán! Ni con Carmona, ni con el burgués llorón, ni con quien pongan", sentenció.