La temperatura de la superficie del Atlántico noroccidental en 2012 fue la más alta en 150 años, según el último informe del Centro de Ciencias Pesqueras del Noreste (NWFSC), perteneciente a la Administración Oceánica y Atmosférica de EE.UU. (NOAA).

Los últimos datos sobre las aguas superficiales del Gran Ecosistema Marino de la Plataforma Nororiental muestran un aumento de la temperatura media del océano en primavera y verano, así como un incremento de la temperatura del Atlántico noroccidental inédito en todo el siglo pasado en cualquier parte de este océano.

Las aguas del Ecosistema Marino de la Plataforma Nororiental alcanzaron una temperatura récord de 14°C en 2012, superando el récord anterior, del año 1951. En las últimas tres décadas la temperatura media de la superficie del agua fue inferior a 12,4°C.

El promedio de la temperatura superficial de las aguas de la región se consigue comparando tanto datos actuales obtenidos por satélite como mediciones más antiguas, algunas de las cuales se remontan al año 1854. El aumento de la temperatura del año 2012 fue el más alto del que se tiene noticia desde que existen datos.

Las mediciones de la temperatura superficial del agua proporcionan datos sobre las poblaciones de diferentes especies de peces y crustáceos, cuyas áreas de distribución se ven afectadas por el incremento de la temperatura.

"Hay muchos factores que influyen en los cambios en el área de distribución de una especie, como por ejemplo la temperatura del agua, el tamaño de la población y la distribución de sus presas y depredadores", explica Jon Hare, científico de NWFSC.

Numerosos estudios han detectado que casi la mitad de la población de 36 especies de peces del Atlántico noroccidental, muchas de ellas con valor comercial, han alterado su ruta hacia el norte en las últimas cuatro décadas.