El director del comando antichavista y actual alcalde del municipio Sucre (este de Caracas), Carlos Ocariz, afirmó en una entrevista para un medio impreso venezolano que la oposición nunca dijo que su candidato había logrado la victoria electoral este 14 de abril.

"Nosotros nunca hemos dicho que el candidato Henrique Capriles ganó", reiteró. El dirigente opositor señaló que las declaraciones de su dirigencia, posteriores al anuncio del primer boletín electoral que dio como ganador al presidente Nicolás Maduro con 50.66% del total escrutado para una cantidad de 7.505.338 votos, tenían como fin pedir una auditoría. "Creemos que si el proceso del sufragio no hubiera presentado las regularidades denunciadas, el resultado habría sido otro".

Sin embargo, el excandidato presidencial antichavista, ese 14 de abril se dirigió al país para desconocer abiertamente los resultados electorales emanados por el CNE. "Pedimos que se cuente voto por voto, porque nosotros en base al trabajo de nuestro comando de campaña, tenemos un resultado distinto al que fue anunciado esta noche".

De ese modo arremetió contra el máximo órgano electoral, al instarlos a elegir "por qué puerta salir" y dar a conocer los resultados electorales que él tenía en su poder. "La paz y el futuro de Venezuela dependen de que se divulgue la verdad", dijo en ese momento Capriles Radonski, en una clara afirmación sobre posible violencia y situaciones irregulares en el país.

Durante la entrevista, Ocariz también mencionó que las peticiones que han hecho ante los organismos venezolanos han sido en "paz y sin violencia". No obstante, Capriles Radonski el lunes 15 de abril llamó a sus seguidores a descargar su ira y descontento por los resultados electorales. En vista de ese discurso, se han suscitado en Venezuela hechos que han cegado la vida de al menos 10 seguidores del proyecto bolivariano.

Distintas sedes de gobernaciones regionales, Centros de Diagnóstico Integral (CDI) e incluso medios de comunicación como teleSUR, fueron asediados por hordas opositoras que causaron destrozos y daños en su infraestructura, hechos que ya están siendo investigados por las autoridades venezolanos y organismos como la Defensoría del Pueblo y la Fiscalía General de la República.