La ONG holandesa Drugs Peace Institute ha propuesto postular al presidente de Uruguay, José Mujica, al premio Nobel de La Paz por su plan de otorgar al Estado el control de la producción, distribución y comercialización de la marihuana como forma de luchar contra el narcotráfico, informaron hoy diversas fuentes.

La iniciativa fue planteada a varios miembros del oficialismo en una reciente visita a Montevideo del presidente de Drugs Peace Institute, Frans Bronkhorst, indicó hoy a Efe el diputado Sebatián Sabini, del bloque gubernamental Frente Amplio (FA) y e impulsor de ese tipo de políticas antidrogas en el Parlamento uruguayo.

Según Bronkhorst, “Mujica es el primero que en el mundo ha propuesto acabar con esta guerra”, que “a nadie sirve, solo a intereses oscuros”, consideró.

El Drugs Peace Institute, creado en 1994, aparece en el listado de ONG de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) a nivel mundial, donde es definida como una entidad que trabaja “por el aumento de la concienciación entre los usuarios de drogas sobre la calidad de los productos que consumen” y por “su integración en la sociedad”.

Sabini se mostró conforme con el reconocimiento a Mujica aunque opinó que debería extenderse a otras facetas personales del mandatario, que “ha hecho muchas cosas buenas a lo largo de su vida y ha dado muestras de grandeza en muchos sentidos”.

“Siempre ha tenido un espíritu de concordia muy grande y de búsqueda de consensos y que creo que es un valor muy superior para un presidente”, manifestó.

Mujica lanzó el año pasado una novedosa propuesta para frenar la creciente delincuencia juvenil en su país consistente en otorgar al Estado el práctico monopolio del negocio de la marihuana como forma de evitar que los jóvenes compren el cannabis a las mismas mafias que reparten drogas duras en las que terminan cayendo.

Según el oficialismo, el consumo de la pasta base de cocaína, una droga muy fuerte, barata y adictiva, es la causa de decenas de crímenes violentos cometidos por menores de edad que en los últimos años han conmovido a la opinión pública uruguaya.

El polémico proyecto oficialista de despenalización de la marihuana se encuentra actualmente estancado en el Parlamento después de que Mujica pidiera en diciembre pasado frenarlo hasta lograr el apoyo ciudadano a la propuesta, que es rechazada por la mayoría de la población, según las encuestas.