El presidente de la República (E), Nicolás Maduro, instruyó este miércoles la edición del libro Un brazalete tricolor, escrito por el Comandante Hugo Chávez en 1.992 durante su estadía en la cárcel de Yare, tras la rebelión cívico-militar que intentó romper con la dictadura de la Cuarta República.

Durante un acto en el ministerio del Poder Popular para la Defensa, junto al alto mando militar, Maduro le indicó al vicepresidente Ejecutivo, Jorge Arreaza, que a propósito de iniciarse este miércoles la novena edición de la Feria Internacional del Libro de Venezuela (Filven), hacer lo correspondiente para editar miles de ejemplares del referido texto.

Destacó el mandatario encargado que esta obra representa la reivindicación de la Patria, al tiempo que subrayó que la bandera de la República Bolivariana de Venezuela tiene que ser portada con espíritu antiimperialista,anticolonialista y con conciencia, dijo ante el pueblo uniformado.

Un brazalete tricolor es un estudio sobre la evolución de la bandera nacional hecha por el propio líder revolucionario, que además recoge una serie de reflexiones personales sobre el tema de los símbolos patrios y lo que representan para la sociedad.

El libro también incluye un estudio gráfico de la evolución del pabellón nacional desde su origen hasta nuestros días.

Cabello: historia del brazalete

Por su parte, el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, indicó que a 14 años de la Revolución Bolivariana y para recordar al comandante Hugo Chávez y la memoria histórica del Libertador Simón Bolívar, el brazalete debe acompañar a las y los jóvenes militares venezolanos.

“Que esta escuela perdure por siempre y dentro de 30, 40 años estará la figura del comandante Chávez y de nuestro Libertador Simón Bolívar acompañando al pueblo de Venezuela en sus luchas”, aseveró el también compañero de lucha del líder revolucionario.

Comentó que la elaboración del brazalete forma parte de la historia previa a la rebelión cívico-militar que aconteció el 4 de febrero de 1992. En ese sentido, Cabello narró que para hacer el distintivo los militares involucrados buscaban la colaboración de mujeres cercanas.

“Buscábamos señoras, familiares nuestros, madres, hermanas, familiares que tenían máquinas de coser les dábamos la tarea de construir los brazaletes y los guardábamos en un sitio”, rememoró.

Finalmente, destacó que el solo hecho de portar el brazalete indicaba que formaba parte activa del movimiento que duró 10 años en la clandestinidad, gracias a la labor del comandante Hugo Chávez.