El vicepresidente de Venezuela, Nicolás Maduro, expresó que el debate entre los mandatarios de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Unión Europea (UE), que se llevó a cabo este fin de semana en Santiago de Chile, dejó en evidencia la diferencia de los modelos económicos que se aplican en las dos regiones.

El “debate que hubo en privado entre la Unión Europea y América Latina y El Caribe demuestra que hay dos modelos totalmente distintos, la Unión Europea está tomando un camino y ya le toca a ellos tomar sus decisiones, ese es el camino del neoliberalismo, de la reducción de los gastos sociales, de la reducción de los derechos sociales”, declaró Maduro a la prensa este lunes desde el Aeropuerto Internacional de Santiago de Chile, minutos antes de regresar a Caracas, luego de participar en la Cumbre de la Celac y el encuentro de este organismo con la UE.

El vicepresidente Maduro señaló que el modelo que sigue la UE es el que “ha llevado a que le hayan quitado la vivienda a miles de personas, entre ellos migrantes latinoamericanos, la disminución de los derechos laborales. Es un camino de desmantelamiento del Estado y de cederle el papel de la economía y del poder económico de los países al capital financiero, la burguesía financiera”.

Acotó que “eso es un camino de destrucción que ya nuestros países lo experimentaron”.

Ahora -señaló- “América Latina y El Caribe, con la diversidad de modelos en general, estamos transitando un camino de fortalecimiento de nuestras economías, nuestra propia capacidad de inversión interna”.

Detalló que “nuestro modelo tiene que ver con lo social, la economía para el ser humano, la economía para que nuestros pueblos tengan salud, educación derecho a la alimentación, derecho a la vida”.

“Para eso es la economía, la prosperidad, el desarrollo industrial, el desarrollo tecnológico es puesto al servicio del ser humano, de la sociedad, de la inclusión de la superación de la pobreza”, añadió.

Reiteró que “esta primera Cumbre Celac-UE, aunque es la séptima cumbre entre América Latina y El Caribe y la Unión Europea, tuvo como rasgo distintivo el elemento de la crisis que se está viviendo producto de las políticas neoliberales que se han aplicado”.