Carlos Chacón, camarógrafo de Venezolana de Televisión, sufrió politraumatismos, convulsiones y fractura de clavícula, según informó Jeisson Rausseo, parte del equipo de medios digitales que acompañaba a Pedro Carvajalino y el canal del Estado Venezolana de Televisión (VTV).

Denunciaron que la brutal agresión, ocurrida mientras cubrían el “relanzamiento” de la Mesa de la Unidad (MUD) en el gimnasio cubierto del Parque Miranda, se inició luego de que Ramón Guillermo Aveledo los denunciara en su discurso como “enviados por el gobierno”.

“Carlos Chacón, uno de los camarógrafos de VTV (Venezolana de Televisión), sufrió politraumatismos, tiene la clavícula fracturada y tuvieron que trasladarlo a una clínica porque está teniendo convulsiones por la contusión cerebral que tiene”, explicó Jeisson Rausseo, miembro del equipo de Ola Bolivariana, entrevistado por Randolph Borges, de Alba Ciudad.

“Recibimos agresiones con golpes, patadas, incluso las barricadas metálicas que se usan para seguridad nos lanzaron encima. A mí me lanzaron una de ellas por la espalda, a uno de los productores de Zurda Konducta también. Pedro Carvajalino tiene una herida en un dedo y en el antebrazo”.

Indicó el comunicador que “desde un principio los ánimos estaban caldeados, nos lanzaban vasos de agua pero continuamos con nuestro trabajo (…) A mitad del acto, una vez toma la palabra Ramón Guillermo Aveledo, un grupo con camisas negras (…) con tendencias neonazis, sacaron una pancarta grandísima que decía: ‘el 23 de Enero de 1958 se acabó la edad de oro en Venezuela, no somos de la MUD, no somos chavistas, somos nacionalistas’”.

“Fue por culpa de Ramón Guillermo Aveledo que se inició la agresión”, denunció Rausseo. Explicó que Aveledo, quien se dirigía al público en ese momento, indicó a través del sistema de sonido que “estos son enviados por el gobierno”, señalando a los periodistas del Sistema Nacional de Medios Públicos, lo que inició la agresión. También denunció que la arremetida más fuerte fue realizada por unos 20 o 25 escoltas de Antonio Ledezma, y que luego la gente del mismo público los golpeó cuando iban saliendo.