“Noel Rodríguez ha regresado, hemos encontrado sus restos”, expresó este sábado la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, al anunciar el hallazgo del cadáver del estudiante y luchador social que se encontraba desaparecido desde 1973, cuando fue víctima de organismos del Estado venezolano durante el gobierno de Rafael Caldera, de COPEI.

La información fue ofrecida por la titular del Ministerio Público, en una rueda de prensa desde la sede del ente, y en presencia de familiares del estudiante cuya desaparición cumplía 40 años en 2013.

“El estudiante ha sido localizado e individualizado, identificado plenamente”, dijo Ortega Díaz, agregando además que la Fiscalía ha determinado las causas de la muerte “y además estamos tras los posibles responsables de estos hechos…”.

Agregó que se logró ubicar, a través de testigos, el sitio preciso donde había sido enterrado el estudiante, en un nicho del Cementerio General del Sur,  y corroborar que sí fue aprehendido en Caracas y torturado en forma salvaje, tal como calificó el hecho.

Ortega Díaz recordó que Rodríguez tenía 27 años cuando desapareció, hecho ocurrido el 29 de junio de 1973.

Comentó que la madre de Noel, la señora Zenaida Mata de Rodríguez, de 87 años, tenía aún las esperanzas de encontrar a su hijo.

Noel fue detenido en Caracas, por el SIFA (Servicio de Información de las Fuerzas Armadas), cuando gobernaba Rafael Caldera, del partido Copei; aunque hubo múltiples gestiones realizadas por sus familiares, no se tuvieron noticias hasta este sábado, cuando la Fiscal Ortega anunció el importante hallazgo.

En la rueda de prensa, se informó que los restos serán entregados a sus familiares el 5 de febrero, durante una sesión en la Asamblea Nacional (AN).

Salvajemente torturado

Ortega Díaz explicó que Noel Rodríguez que fue aprehendido en Caracas, fue salvajemente torturado, lo que ocasionó su muerte. "Los cuerpos policiales de la época, el Sifa, buscaron la manera de desaparecer el cadáver y fue sepultado en un nicho del Cementerio General del Sur, en Caracas".

Además, en esta investigación se logró desclasificar el expediente secreto que reposaba en el Sifa, que contenía la historia clínica de Noel Rodríguez.

"Esta información fue de gran ayuda porque nos permitió avanzar en la investigación. La copia de esa historia clínica hacia referencia a que Rodríguez tenía una desviación del tabique nasal hacia la derecha y una hipertrofia osea de los cornetes nasales", relató.

También hace referencia a que Rodríguez se había realizado unas placas, pero éstas no estaban incluidas en el documento, añadió la fiscal general, quien además informó que con la ayuda de los hermanos, la madre y demás familiares, se logró realizar la ficha pre mortem, documento testimonial de aquellas personas, familiares o no, que conocieron o vieron por última vez a la persona desaparecida y al mismo tiempo es una radiografía de cómo fue en vida la víctima.

Tales informaciones ayudaron a conseguir el sitio, momento, circunstancia y persona exacta que enterró a Rodríguez en el Cementerio General del Sur. Luego se realizó la exhumación y se determinó la data de la muerte de los restos, lo que se presume que Rodríguez, capturado el 29 de junio de 1973, murió en los días posteriores.

Trabajo minucioso:

La Fiscal General mencionó que durante las investigaciones los fiscales hicieron más de 193 entrevistas, 68 solicitudes a distintos organismos oficiales, 16 exhumaciones, dos levantamientos planimétricos, tres inspecciones métricas técnicas, varios registros fotográficos y cientos de exámenes médicos.

Sostuvo que dicho hallazgo reafirma la consolidación de las instituciones del Estado venezolano, que está comprometido con la defensa de los derechos humanos, que se investiguen y se sancionen a los responsables de esos homicidios, torturas y desapariciones forzadas durante "esa época tan gris que hubo en nuestro país".

Ortega Díaz informó que durante la investigación también se buscan los restos de otros venezolanos que fallecieron durante los gobiernos del Pacto de Punto Fijo, como Víctor Soto Rojas, Alejandro Tejero, Felipe Malaver, Nicolás Beltrán.

En el caso de Víctor Soto Rojas, hermano del diputado Fernando Soto Rojas, el Ministerio Público presume que fue lanzado aún con vida desde un helicóptero.

"Esa era la manera como se atacaba y se castigaba la disidencia política entre 1958-1998 en este país. Ese era el tratamiento que se le daba a las personas que tenían opiniones políticas contrarias a quienes estaban en el poder en ese momento".

No obstante, destacó que estos hechos que ocurrieron en el pasado siglo, no se repetirán más pues indicó que el actual Gobierno Bolivariano garantiza los derechos humanos de los venezolanos.