Los directivos de las ensambladoras y de las importadoras de vehículos automotores serán responsables ante la justicia venezolana de los ilícitos cometidos por las empresas que representan.

Se trata del artículo 29 del Proyecto de Ley que Regula la Compra y Venta de Vehículos Nuevos y Usados Nacionales e Importados que consignaron el pasado miércoles, 16 de enero, un grupo de diputados socialistas ante la primera vicepresidencia de la Asamblea Nacional, para su consideración e inclusión en la agenda legislativa del primer período de sesiones de 2013.

El diputado Julio Chávez (PSUV/Lara), uno de los proponentes de la normativa, explicó que en la ley se recoge claramente la responsabilidad no de los que venden, de los representantes o empleados, sino de los dueños. Y los funcionarios que no hagan cumplir la norma serán sancionados con multas equivalentes hasta tres veces el precio con el que vendieron el vehículo.

Según el parlamentario, el artículo 18 prohíbe que las compañías aseguradoras aseguren los vehículos -nuevos o hasta con dos años de uso- por un valor mayor al precio de venta sugerido. “Allí tendrá que intervenir el Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a Bienes y Servicios (Indepabis), el Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria  (Seniat) y el Estado”.

Lo que se busca es evitar la especulación, la usura y la cauterización. Incluso, prohibir que personas naturales, a través de las páginas web, vendan sus vehículos a precios exagerados. “Tendrán que competir con los precios regulados. La tarea de la Ley que Regula la Compra y Venta de Vehículos Nuevos y Usados Nacionales e Importados es regular porque el Gobierno Nacional debe preservar y proteger los derechos de los venezolanos a adquirir un vehículo a precios reales”.

Las declaraciones de Chávez fueron recogidas durante la entrevista que ofreció este jueves en el programa “Acuarelas de mi Pueblo”, que trasmite la televisora institucional ANTV.