Earle Herrera / Ciudad CCS

Para Alberto Arvelo Torrealba, en su poema Por aquí pasó, Simón Bolívar es “el huracán que iba ardiendo”. El presidente Chávez suele declamar los versos que el autor de Florentino y el Diablo dedicara a nuestro Libertador. En una oportunidad, el trovador Silvio Rodríguez lo acompañó con la guitarra para hacer más sublime la metáfora. La tempestad parecía entonces reflejada en el espejo de un río. Y “el huracán que iba ardiendo” era la vida misma del comandante Hugo Chávez