El Ministerio del Poder Popular para la Cultura y la Fundación Casa del Artista conocen la dura situación de la actriz Nancy González, ejemplo de fuerza y entereza. “Ella es amiga de esta casa, que siempre la ha recibido con los brazos abiertos y con toda la intención de brindarle la atención que merecen ella, su hijo y todos los artistas, creadores y cultores de nuestra patria”, asegura Lisett Torres, presidenta de esta institución.

Desde hace cuatro años se ha convertido en una “ciudadana de la calle”, por voluntad propia, como ella misma se denomina. Además, de su situación socioeconómica, padece de problemas en la columna, que en ocasiones le dificulta su movilidad. Pero nada de eso ha quebrantado su espíritu luchador.

En 2008, el trabajo mancomunado del Ministerio del Poder Popular para la Cultura y el Ministerio del Poder Popular para el Trabajo y la Seguridad Social, a través de sus instituciones -Fundación Casa del Artista y el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, respectivamente- hicieron posible que se otorgaran las primeras pensiones de vejez por vía de gracia presidencial para artistas, cultoras, cultores, creadoras y creadores de todo el país, quienes en su mayoría no habían cotizado al IVSS, razón legal excluyente, que por la sensibilidad y comprensión del presidente Hugo Chávez se superó al modificar recientemente la Ley del Seguro Social y además la creación de la Gran Misión en Amor Mayor. En ese primer listado estaba Nancy González, quien goza puntualmente de su pensión por vejez.

Ese mismo año, algunos meses después, la Dirección de Salud del Municipio Libertador solicitó su experticia en arte dramático para que brindara una serie de talleres. La Casa del Artista ayudó en la adquisición y arreglo de su vehículo; además se le brindaron varias alternativas para el tema relacionado con una vivienda y en ese momento manifestó que prefería esperar otras opciones. Actualmente, “la institución adscrita al Ministerio del Poder Popular para la Cultura permanece a su lado”, la Presidenta de la FCA.

En palabras de la propia Nancy González: “He tenido el apoyo de la Casa del Artista. No me han dado más porque no tienen los recursos. Además, no se trata de una sola persona; son muchos los artistas que han atendido. A quienes les han ayudado con situaciones médicas, a conseguir su pensión”.

Asimismo, agrega: “Le pido al Presidente que se aboque a la Casa del Artista y le brinde más recursos porque hacen falta y son muy necesarios. Son muchos los artistas que han atendido, pero también faltan muchos por atender”.

Asegura que en estos cuatro años ha recibido ayuda de diversas personas. “Le doy las gracias al actor Luis Malavé y al productor Lucas Portillo. Dios los bendiga”.

También comentó que no siente rencor por Pedro Lander. Ciertamente, lo llamó cuando se dio la situación de desalojo, pero insiste en que lo hizo no buscando que la atendiera el asambleísta, pues para ella resulta claro que “no tenía ninguna obligatoriedad de atenderme”. Buscaba en cambio al amigo que la escuchara en ese momento, nada más. Sin embargo, no ocurrió así y dice que por eso comentó: “sigo esperando su llamada”.

La Fundación Casa del Artista existe para velar por los derechos y el bienestar de quienes hacen vida cultural en Venezuela, sin importar su disciplina artística, ubicación geográfica, edad o ideología. Ese ha sido, es y seguirá siendo el objetivo de esta institución.

“Queremos que todos sientan y entiendan que no somos una mera institución que labora de lunes a viernes en horario de oficina. Somos un grupo de hombres y mujeres comprometidos en atender y servir solidariamente a quienes durante años fueron vistos como poco más que figuras de entretenimiento. Hoy, son sujetos de derecho y cada día nos levantamos con la firme convicción de que trabajamos por y para personas que merecen nuestro respeto y admiración”, señaló Lisett Torres.

Finalmente, la presidenta de la Casa del Artista aseguró que “falta mucho camino por recorrer. Todavía es mucho el apoyo que Nancy González necesita, pero estamos dispuestos a brindárselo. Además sabemos que como Nancy hay seres humanos que en un mal pase del destino, deslumbrados por la engañosa fama y la industria comercial de los medios, vieron cambiar el camino trazado. Por todas esas personas trabajamos y seguiremos trabajando con mística, entrega y sobre todo con compromiso y convicción socialista”.