El líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, “sufrió un derrame cerebral” y su estado de salud es precario, proclama hoy El Nuevo Herald, el diario ultraderechista de Miami vinculado a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de EEUU, y conocido por su vinculación con la mafia cubanoamericana.

Como “prueba” de sus afirmaciones, el rotativo se apoya sobre declaraciones del mismo médico “venezolano” emigrado, “especialista del sueño”, que hace meses predecía la muerte del presidente Hugo Chávez, asegurando haber tenido acceso “a fuentes y datos de primera mano”.

Mientras el propio Departamento de Estado informaba que la única información de que disponía era la que se había publicado en los medios, el Herald citaba al “Doctor” José Marquina que disertaba sobre “el cáncer sumamente raro” de Chávez que calificaba de “básicamente incurable”.

Una búsqueda en los archivos revelaba entonces que Marquina, médico venezolano que escogió abandonar su país para ejercer su arte en dólares, no es ningún cancerólogo, sino que pretende ser especialista en “pulmonología” y que rentabiliza su clínica con la “medicina del sueño”, la cual, “prácticamente, cura a todos los pacientes”.

Verdadero charlatán, explicó hace unos meses a un periodiquito local que el “sueño nos sirve como un proceso de destoxificación (sic) del cerebro, para reemplazar los neurotransmisores”.

Esta vez, El Herald, en su reporte de propaganda, característico de este periódico que se dedica diariamente a atacar a los países progresistas de América Latina, califica de nuevo a Marquina de “respetado médico”. El venezolano expatriado es “profesor de Nova Southeastern University”, subraya el diario, cuando el propio Marquina se define como “profesor asistente clínico” y que su nombre ni aparece en la lista del personal de esta institución de mediocre reputación.

Para justificar sus inventos, El Herald que tiene un historial de colaboración con la CIA, escribe que “los rumores sobre el estado de salud de Castro han circulado consistentemente en redes sociales y medios de prensa” y prosigue retomando los rumores difundidos por otros canales orientados por la inteligencia yanqui.

“Es una vieja estrategia del Departamento de Estado de lanzar “rumores” sobre Cuba, por la vía de sus canales mediáticos, cuando la Isla anuncia noticias tan importantes como la reforma de su política migratoria, como lo hizo hace un par de días”, comenta una fuente bien informada. “Este caso no es ninguna excepción”.