El excandidato presidencial derrotado de la oposición, Henrique Capriles Radonski, pidió a sus seguidores, textualmente: "no convirtamos esta derrota en fracaso. No fracasamos. No ganamos el juego, pero tampoco fracasamos".

Entrevistado en el canal privado Globovisión, por Leopoldo Castillo, quien lo llamaba "gobernador" y no presidente como lo hacía antes del 7-O, Capriles Radonski recibió la presión y prácticamente el manoteo del periodista.

Ante la insistencia de las preguntas sobre presunto fraude o trampas en las elecciones, el hoy aspirante a la reelección de Miranda, primero se desdijo sobre el reconocimiento que hiciera de los resultados el pasado 7 de octubre, al asegurar ahora que "hubo situaciones que ponen en duda los resultados e inconsistencia en la información arrojada, que sobre todo se dieron en el estado Miranda".

¿Será que renegó de lo expresado el 7-O para ser complaciente con sus patrocinantes?, se preguntó Miguel Ángel Pérez Pirela, conductor del programa Cayendo y Corriendo, que transmite VTV, al analizar en profundidad estas insólitas declaraciones del candidato derrotado.

"Para hablarle claro, ciudadano, es una lucha, si ustedes cuidan una mesa, les quitan los votos, yo estoy revisando mesa por mesa, centro por centro, en el caso de Miranda, el estado de donde soy gobernador y que por supuesto conozco como la palma de mi mano, yo quiero saber exactamente cuáles fueron los resultados, yo veo que hay centros donde tenemos cero votos o un voto, ¿eso no es una trampa? en una máquina", agregó Capriles.

"Es parte de lo que hay que lidiar, porque hubo voto asistido y eso es parte de las triquiñuelas que tenemos que afrontar fortaleciendo nuestra estructura, hubo quienes fueron capaces de robarse los votos", expresó luego, ante la pregunta que hiciera vía telefónica, una de las usuarias del programa del canal privado.

Una vez más Capriles se contradijo  al revelar que sus encuestas "a boca de urna", arrojaban que la Mesa de la Unidad estaba 1,8% por encima de Chávez; mientras que las del comando Carabobo revelaban al menos 8 puntos de ventaja para el Presidente reelecto.

"Hasta las 4 de la tarde todo estaba cabeza a cabeza", insistió Capriles y reiteró: "tengan la plena seguridad que hubiera reclamado. Aquí no hubo proceso de negociación, ni de ventas", implicando que no cedería la victoria, mediante transacción alguna.

Asimismo, Capriles dijo que, según los datos de la MUD, a media tarde hubo un empate entre Chávez y él, que se triplicó a favor del socialismo, en las últimas tres o cuatro horas de votaciones, que finalmente otorgaran al Presidente la victoria por 12 puntos de brecha.

Pérez Pirela recordó que el mismísimo Capriles dijo, inmediatamente después de conocerse los resultados emitidos por el CNE, el 7-O: “esos más de seis millones de venezolanos no están solos, estamos hablando casi que de la mitad del país, aquí el pueblo no se sienta derrotado, el que no logró el triunfo fui yo".