Durante el conversatorio anual del Centro Carter, fundación que preside el exmandatario Jimmy Carter, el político norteamericano elogió a Venezuela por contar con un sistema automatizado de votación que además arroja una boleta en físico y facilita la verificación de los resultados, refiere una nota publicada en el portal web de Global Atlanta.

"El proceso electoral en Venezuela es el mejor del mundo", sentenció, al explicar que llegó a esta conclusión después de haber monitoreado más de 90 comicios en diversos países del planeta.

Desde 2008, la plataforma electoral venezolana funciona de manera automatizada en su totalidad, es decir, cada uno de los procesos, desde la inscripción en el Registro Electoral hasta el conteo de los votos, es auditable.

En 2006, cuando el mandatario Hugo Chávez ganó por segunda vez los comicios presidenciales, Carter declaró que el líder venezolano había triunfado "limpiamente y con imparcialidad".

Corrupción en EEUU:

El demócrata norteamericano recalcó que mientras los sistemas comiciales en Venezuela, y en América Latina en general, han mejorado significativamente, en Estados Unidos se ha consolidado una "corrupción financiera" vinculada a los procesos electorales, alimentada por "resoluciones que han facilitado el flujo de dinero privado a los cofres de los candidatos".

"Cualquier otro país tiene financiamiento público para todos los procesos electorales", expresó Carter y luego agregó: "Si calificas para postularte como candidato, obtienes financiamiento público y el dinero de fuera no afecta el resultado de la elección".

El expresidente (que gobernó EEUU 1977-1981) lideró la petición a la Corte Suprema de Estados Unidos para que anulara una medida, tomada en 2010, que declara inconstitucional la regulación por parte del gobierno de las "donaciones" anónimas a organizaciones políticas.

"Tenemos uno de los peores procesos electorales del mundo y se debe prácticamente a la excesiva entrada de dinero", sentenció sobre EEUU.

En el caso venezolano, la Ley de partidos políticos, reuniones públicas y manifestaciones dicta como obligación de las organizaciones políticas "no aceptar donaciones o subsidios de las entidades públicas, tengan o no carácter autónomo; de las compañías extranjeras o con casa matriz en el extranjero; de empresas concesionarias de obras públicas o de cualquier servicio de bienes propiedad del Estado; de estados extranjeros y organizaciones políticas extranjeras".

Recientemente un escándalo de presunto financiamiento ilegal sacudió las filas de la coalición de derecha venezolana denominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD), luego de que se difundiera un video en el que el diputado del partido opositor Primero Justicia, Juan Carlos Caldera, recibe dinero para la campaña presidencial de Henrique Capriles, de un empresario supuestamente radicado en el extranjero.