La política de Plena Soberanía Petrolera implementada por el Gobierno Bolivariano retomó el control del Estado sobre la renta del crudo venezolano, gracias a las importantes modificaciones en la legislación fiscal en la principal industria nacional.

De acuerdo a las estadísticas históricas, entre 1992 y 1999 ingresaron al tesoro nacional apenas 23 mil millones de dólares producto de aportes de la ley anterior y otros proyectos dentro de la llamada Apertura Petrolera, una nefasta política de entrega de la riqueza nacional.

En contraste, entre 1999 a 2012, ingresaron 383 mil 233 millones de dólares, de los cuales 251 mil 694 millones de dólares fueron generados por las nuevas leyes socialistas del Gobierno Revolucionario.

Las nuevas leyes socialistas de Plena Soberanía Petrolera permitieron cambiar una situación lamentable que arrastraba la vieja PDVSA con la llamada Apertura Petrolera.

La regalía que pagaban las empresas transnacionales subió de 1% a 33,3%; el Impuesto Sobre la Renta (ISLR) subió de 34% a 50%; la participación de PDVSA en el negocio petrolero subió de 30% a 60%, gracias a la creación de empresas mixtas; y el factor de recobro se incrementó de 8% a 20%.

En la llamada Apertura Petrolera, el Estado venezolano apenas recibió 47% de la Renta Petrolera frente a 53% de las llamadas “Asociaciones Estratégicas” de las empresas transnacionales en la Faja. Esta situación fue revertida por la Revolución Bolivariana, aumentando en 94% el ingreso al Estado, mediante la migración de las tales asociaciones estratégicas a empresas mixtas, que ahora obtienen 6% de la renta.

Detener el impacto positivo para el desarrollo nacional, con estas reformas en legislación fiscal y otras medidas revolucionarias, fue la verdadera razón del Golpe de Estado que impulsaron factores de la derecha en 2002 contra el Gobierno Bolivariano, y el posterior sabotaje petrolero que tanto daño hizo a la economía nacional.

En más de una década, Venezuela ha logrado 251 mil 694 millones de dólares solamente con el régimen fiscal establecido en la nueva Ley Orgánica de Hidrocarburos.

Así, si Venezuela no tuviera esta nueva Ley de Hidrocarburos, si no se hubiera nacionalizado la Faja del Orinoco, si no hubiera incrementado la regalía y los impuestos, más de 251 mil millones de dólares NUNCA hubieran ingresado al fisco y estuvieran en manos de las trasnacionales, debido a la explotación del petróleo regalado que permitían las políticas de la Cuarta República.

El Presidente Hugo Chávez, durante una rueda de prensa en calidad de Candidato a las elecciones del 7 de octubre, explicó cómo la economía venezolana creció a partir de estas medidas revolucionarias.

Distribución Revolucionaria de la renta petrolera:

Gracias a la Revolución Bolivariana y Socialista, la Política de Plena Soberanía Petrolera ha garantizado una distribución histórica de la riqueza que pertenece a todos los venezolanos.

Es así como los ingresos por concepto de renta petrolera se han invertido en desarrollo económico y social para beneficio de la familia venezolana con las Grandes Misiones en salud, educación, trabajo, pensiones, pago de deudas de la Cuarta República, obras de infraestructura, atención a los más necesitados y, en suma justicia social.

Como ejemplo ilustrativo, y de acuerdo a las gráficas históricas, desde enero de 2001 a junio de 2012 se ha distribuido la Renta Petrolera de la siguiente manera:

  • 36% para el Fondo de Desarrollo Nacional (FONDEN)
  • 06% para la Gran Misión Vivienda Venezuela y obras de infraestructura
  • 03% Proyectos Agrícolas
  • 04% Gran Misión AgroVenezuela y Misión Alimentación
  • 05% Misión Barrio Adentro I, II y III
  • 02% Misión Ribas
  • 08% Otros Aportes
  • 12% Aportes a Comunidades
  • 01% Gran Misión Hijos de Venezuela y GM En Amor Mayor
  • 10% Fondo China-Venezuela
  • 10% Aportes al sector eléctrico
  • 03% a Fondespa

Todos los aportes señalados, han permitido al Gobierno Bolivariano brindar la mayor suma de seguridad social, bienestar y calidad de vida a la población históricamente excluida por los Gobiernos de la IV República y cumplir con las metas del milenio.

Estas cifras históricas revelan que los Gobiernos de la derecha, cuyos dolientes están hoy en las filas de la llamada oposición política, eran quienes regalaban el petróleo venezolano.

Política energética de Capriles benefcia a trasnacionales:

Cabe recordar las declaraciones del Ministro del Poder Popular para Energía y Petróleo, y Presidente de PDVSA, Rafael Ramírez, quien en entrevista exclusiva al Correo del Orinoco, el 12 de agosto 2012, revelaba que la estrategia petrolera del candidato de la derecha, Capriles Radonski, no es para el pueblo venezolano, sino para las trasnacionales.

“La extrema derecha le miente al país. Le está mintiendo abiertamente, y no quiere exponer la totalidad de su programa porque sabe que su programa traería un severo periodo de ingobernabilidad”, dijo Ramírez a Correo del Orinoco.

“Él (Radonski) es un fiel representante del pasado, y la gente que está en su equipo es la Gente del Petróleo. Sus voceros son la Gente del Petróleo. Son los mismos que, cuando el comandante Chávez desarrolló esta política de plena soberanía petrolera y puso todos estos asuntos en orden, agredieron al pueblo venezolano con el sabotaje petrolero en 2002. Una cosa muy interesante sería preguntarle al candidato de la extrema derecha qué piensa él del sabotaje que ellos hicieron a la industria petrolera. Él no puede desvincularse de lo que fue su actuación durante el golpe de Estado y el sabotaje petrolero. Fueron ellos los que alentaron a la Gente del Petróleo a que paralizara nuestra industria. Ahí perdimos 14.700 millones de dólares”, recordó.

“Él (Radonski) está mintiendo al país. No hay manera de sostener los programas que ha impulsado la Revolución sin tener el control de la renta petrolera. El argumento que ellos darían después es que esos programas son muy caros, como hicieron cuando Teodoro Petkoff era ministro de Cordiplan (años 90); él decía “estamos muy mal pero vamos bien” y les quitaron las prestaciones sociales a los trabajadores”.

Fuente de las gráficas: PDVSA