La deuda externa de Estados Unidos aumentó considerablemente, y alcanzó los 5,29 billones de dólares, la mayor suma en toda la historia de la nación. Desde junio de 2012 ha pedido prestadas enormes sumas de dinero a las principales economías del mundo y tiene un adeudo que puede duplicarse en pocos años, según estadísticas publicadas por el Tesoro del país.

Los mayores acreedores de EE.UU. son China y Japón, con 1,16 y 1,12 billones de dólares respectivamente. Otros que se encuentran en la lista son Brasil, Taiwán, Rusia y Reino Unido, India, Italia, Sudáfrica, Perú, entre otros.

Desde que Barack Obama asumió el poder, el pasivo de EE.UU. adquirido con sus acreedores extranjeros ha aumentado en 2,2 billones de dólares (72,3 por ciento). Si el ritmo de endeudamiento no disminuye, su deuda podría superar 9 billones de dólares en tan sólo cuatro años, aproximadamente.

Al mismo tiempo, la demanda de deuda de Estados Unidos ha aumentado recientemente debido a la alarma de que la financiación de los países de la Unión Europea, que está cerca de una crisis, pueda ser más expuesta.

A finales del mes de junio, el país norteamericano debía 14,71 billones de dólares, según la CIA World Factbook.

En el año 2009, Estados Unidos ocupaba el puesto número uno entre los 100 países con mayor deuda externa, con 13,640 de miles de millones de dólares.